Por qué hacer un trabajo sobre uno mismo? ¿Por qué con una enseñanza como la del Sr. Gurdjieff?.

Sin quererlo o sin saberlo estamos condicionados. Condicionados de un conocimiento adquirido e impuesto, de un saber que no nos pertenece y que consideramos como real. Entonces ¿puede este conocimiento adquirido ofrecerme una respuesta? No, pero defendemos las respuestas y ese saber de una forma automática.

Quiero conocerme, quiero ser mejor. Pero, ¿Para qué?

Lo que el trabajo nos ofrece no son soluciones a nuestras preguntas, sino formas de encontrar la respuestas, ya que las respuestas son nuestras. Ofrece direcciones en las que seguir, no creer sino experimentar.

La búsqueda es tanto solitaria como compartida, cuando se comienza a practicar esta enseñanza, se siente el inicio de un impulso, ese impulso se dirige hacia el intercambio con los demás.

No parece que podamos deshacernos de los viejos hábitos de un mí, un «yo», lo mío, el ensimismamiento, el egoísmo. Sin embargo encontramos el comienzo de una apertura a un intercambio.

En este lugar se habla de compartir. Esta forma es muy ajena a nuestra vida moderna, donde cada uno de nosotros va a lo suyo. Y tal vez aquí, quizás, volvemos a darnos cuenta de la necesidad de un intercambio con cada uno, de otro tipo de relación.

La intención es que cada momento es un ritual

Cada gesto puede ser un ritual. Lo llevo después a mi vida. Tomo el café de la mañana; que podría ser un ritual, caminar, la respiración es un ritual, es un dar y recibir.

Todo ritual puede ser un recordatorio….¡ y es un recordatorio!. Pero depende de cada uno de nosotros hacer que el ritual tome significado.

Cuanto más se busca, más se descubre y mayor es el apetito. Cuando has probado el sabor de la fruta de búsqueda, vamos a llamarlo quietud interior, libertad del pensamiento, alegría, el no estar apegado, todos estos sentimientos de ser, de sacudir las ataduras de mi “yo” mimado, mi “yo “ordinario.

Entonces empiezo a ver que hay algo más en la ecuación de la vida, y este algo toca las partes sensibles de mí mismo y me hace señas a una búsqueda para saber aún más.

Dios está en todas partes, es cierto, especialmente cuando uno se detiene por un momento y escucha. Entonces aparece algo que ilumina, vivifica y cambia, se transforma.

Uno tiene que saber cómo buscar, tener la necesidad de ser capaz de concentrarse. Del mismo modo que si deseo ser un buen cocinero, tengo que concentrarme en cocinar.

Sobre como debemos encontrar una manera, al final uno tiene que llegar a apreciar y dar más tiempo al estar en silencio, meditar.

En la búsqueda, uno se enfrenta a la necesidad de concentrar toda la intención de uno en esta pequeña debilidad -el elemento de lo que se expresa es la voz que está llorando en uno mismo esperando a ser escuchado.

Se requiere una especie de mirada, un testimonio de lo que es. Y entonces la pregunta «¿qué es la búsqueda? Probablemente será respondida por sí misma.

No es el lugar donde estamos, el lugar está en el interior de uno mismo. El trabajo está aquí, en el interior de uno. Se crea el trabajo en este momento. Si uno recuerda, «quedarse quieto, reconociendo que yo soy, el trabajo está aquí.

Las palabras no son muy adecuadas para expresar lo que uno puede encontrar. Uno encuentra este Momento.

Entradas Recientes

La fuerza de la atención

La fuerza de la atención

Lo que llamamos nuestro mundo externo no es el verdadero mundo exterior. Este es una imagen, una proyección de algo interno. En ese momento tenemos que interponernos entre lo imaginario y la realidad. Nadie ve las cosas del mismo modo, nadie ve el mismo lago, nadie ve...

El Eneagrama (I) Introducción

El Eneagrama (I) Introducción

"El eneagrama es el movimiento perpetuo, es ese perpetuum mobile que los hombres han buscado desde la más lejana antigüedad — siempre en vano. Y no es difícil comprender por que no podían encontrarlo. Buscaban fuera de sí mismos lo que se hallaba dentro de ellos; y...