El sueño despierto (el trance ordinario) es un estado ingrato. Una parte demasiado grande de nuestra esencia, de nuestros sentimientos, deseos y talentos profundos han sido invalidados y falseados durante el condicionamiento destinado a amoldarnos al consenso de lo que es normal.
Así, el sueño despierto está lleno de tensiones y presiones. Los mecanismos de defensa son dispositivos de alivios, “topes”, que permiten un funcionamiento adecuado a la cultura en su conjunto.
Sin embargo, el precio que debe pagar el individuo para este fin es elevado. Hay una especie de tensión, de inquietud y de agitación en las actividades de la vida que nos separa de nosotros mismos y de los demás.
Al amplificar considerablemente e interactuar con esta auto alienación, las distorsiones de nuestra percepción de la realidad exterior (especialmente en lo que concierne a los demás) y las distorsiones de nuestros propios sentimientos que aparecen a causa de nuestras automatizaciones y mecanismos de defensa, conducen frecuentemente a acciones inadaptadas.
Si fuéramos capaces de despertar, ¿de que no seríamos capaces?

Charles T. Tart

Entradas Recientes

El Eneagrama (I) Introducción

El Eneagrama (I) Introducción

"El eneagrama es el movimiento perpetuo, es ese perpetuum mobile que los hombres han buscado desde la más lejana antigüedad — siempre en vano. Y no es difícil comprender por que no podían encontrarlo. Buscaban fuera de sí mismos lo que se hallaba dentro de ellos; y...

Todo sucede en un momento

Todo sucede en un momento

Darse cuenta de la realidad, del presente viviente, es descubrir que en cada momento la experiencia conforma un todo. No hay nada más, ninguna otra experiencia de quien está experimentando la experiencia. Si estás admirando una obra de arte o escuchando una canción,...