“Debes recordar, también, que sólo hay una cristalización cósmica, conocida con el nombre de «Okidanohk Omnipresente» capaz de obtener su nacimiento primario —aunque también se cristaliza a partir del Etherokrilno— a partir de las tres Santas fuentes del sagrado Theomertmalogos, esto es, a partir de la emanación del Santísimo Absoluto Solar». (1)

En el enfoque holístico del trabajo de Gurdjieff, el concepto de Okidanokh nos muestra una ventana  hacia la interrelación entre las fuerzas electromagnéticas y las experiencias humanas internas. Okidanokh, presentado como un principio fundamental en el cosmos, actúa bajo la Ley de Tres —similar a las interacciones en el campo electromagnético donde las fuerzas positivas, negativas y neutras se entrelazan para formar la realidad material.

La Experiencia Humana y el Contacto Sensorial

La mayoría de las experiencias humanas son de naturaleza sensorial y se experimentan como formas de «contacto» o «encuentro«. Este contacto no se limita solo a lo físico; es una experiencia omnipresente que actúa como el núcleo de todas nuestras interacciones sensoriales. Esta esencia de contacto es constante en todas las experiencias sensoriales, formando la base de la percepción y la interacción con el mundo.

En su libro, Relatos de Belcebú a su nieto, Gurdjieff describe Okidanokh como un «Elemento Activo» omnipresente que impregna todos los procesos cósmicos y vitales, manifestándose en los seres humanos a través de los tres alimentos: el alimento físico, el aire, y las impresiones. Este proceso refleja cómo los seres humanos absorben, transforman y emiten diferentes tipos de energía en diversas formas, pudiendo afectar esto a  nuestro desarrollo y percepción en niveles tanto físicos como psicológicos.

«En todos los puntos del Universo, este «Okidanokh Omnipresente» o «Elemento Activo Omnipresente» toma parte en la formación de todos los procesos, ya sean éstos grandes o pequeños, y constituye, en general, la causa fundamental de la mayoría de los fenómenos cósmicos y, en particular, de los fenómenos que tienen lugar en las atmósferas”. (2)

En el rayo de la creación, Okidanokh es la fuente principal que produce una disminución gradual en las tasas vibratorias. Estas tasas son esenciales para la aparición de todos los fenómenos, tanto grandes como pequeños. Okhidanokh es, en general, la causa fundamental de la mayoría de los fenómenos cósmicos, especialmente aquellos que ocurren en la atmósfera.

….el Omnipresente Okidanokh, obtiene su nacimiento primario en el espacio exterior del Santísimo Absoluto Solar, a partir de la fusión de estas tres fuerzas independientes en una sola, y durante sus involuciones posteriores cambia, de forma consecuente, con respecto a lo que se conoce con el nombre de «Vivificación de las Vibraciones», en conformidad con su paso a través de los llamados «Stopinders» o «centros de gravedad» de la Sagrada ley fundamental Cósmica Común de «Heptaparaparshinokh» (3)

Es decir, el proceso implica un cambio involutivo alineado con la «vivificación de las vibraciones». Este cambio sucede al atravesar los centros de gravedad (Stopinders), definidos por la ley de siete, (el Rayo de la Creación) mientras desempeña un papel vital en la creación de todos los eventos cósmicos emergentes, siendo la fuerza primordial detrás de la mayoría de los fenómenos.

La influencia de Okidanokh se alinea con lo que diversos estudios han demostrado acerca del espectro electromagnético y su interacción en frecuencias más altas con las fuerzas nucleares, tanto fuertes como débiles, y con la gravedad. Gurdjieff subrayó la crucial necesidad de comprender las dinámicas de Okidanokh, cuando menciona que el desarrollo y la eventual integración de los seres humanos con la Fuente Primordial de toda existencia va a depender enteramente de esta fuerza.

Todos los avances en tecnología electrónica moderna son manifestaciones inherentes de los poderes de Okidanokh. En este marco, la inquietud respecto al uso indebido de la electricidad por el hombre toma una nueva relevancia. Específicamente, su libro destaca esta preocupación en el pasaje siguiente.

…de cómo en diferentes períodos obtuvieron repetidamente esta sustancia o sus partes separadas de la naturaleza de su planeta y las utilizaron para sus diferentes objetivos ingenuamente egoístas» (4).

Energía y Transformación en el Espectro Energético

En cada nivel del espectro energético, ocurren intercambios de energía entre las partículas de ese nivel. Al examinar cómo las energías se manifiestan de formas extremadamente diferentes en el sol y la Tierra, nos damos cuenta de que una profunda comprensión de estas energías puede también transformar nuestra realidad interna.

De manera similar a cómo manipulamos la luz en el electromagnetismo, el reconocimiento y manejo consciente de la energía puede catalizar una transformación espiritual. Este proceso, conocido como Djartklom, implica la división y reconfiguración de Okidanokh dentro de nosotros, alineando y nutriendo nuestros centros. Este enfoque facilita un profundo desarrollo espiritual y transformación, comparable a cómo la luz puede ser manipulada en el electromagnetismo para influir en los objetos a su alrededor.

La Influencia de la Luz en la Percepción Humana

Esta energía luminosa está en todas partes, llenando la habitación, llenando todo el espacio, conectando todo con todo lo demás. Incluye mucho más que la luz que vemos, porque todo intercambio de energía entre átomos y moléculas es alguna forma de lo que solía llamarse energía electromagnética, que se extiende a lo largo de un vasto espectro y sería mejor llamada interacción. La luz visible cubre solo una octava en ese espectro  (5).

La luz, como una manifestación del espectro electromagnético, no solo ilumina físicamente sino que también influye en cómo los seres humanos perciben e interactúan con su entorno. De manera similar, la vibración de Okidanokh puede ser vista como una influencia energética que, al ser correctamente dirigida  a través de prácticas espirituales, tiene el potencial de transformar profundamente nuestras experiencias internas y externas.

La existencia de los soles es una realidad indiscutible, pero dependen de diversos procesos cósmicos fundamentales. En el caso de la Tierra, los efectos de la fuerza Okidanokh se manifiestan de manera diferente debido a la involución, un proceso por el cual las vibraciones se hacen menos intensas (más densas). A pesar de que las fuerzas fundamentales, como la gravedad y el electromagnetismo, son las mismas en todas partes, en la Tierra operan a niveles vibratorios mucho más bajos.

Lo interesante sobre la idea de Gurdjieff del Okidanokh es que, además de entender la electricidad y el magnetismo (lo positivo y lo negativo), también incluye la luz (el fotón) como influencia reconciliadora, es decir, que juega un papel muy importante para encontrar un equilibrio armonioso entre estas fuerzas.

La energía en la Tierra se intercambia principalmente a través de fotones, que son partículas de luz de diversas longitudes de onda, desde ondas de radio hasta luz ultravioleta. Este espectro incluye los biofotones, fotones de baja intensidad emitidos por células vivas que algunos estudios sugieren que podrían estar involucrados en procesos biológicos como la comunicación celular.

Las investigaciones sugieren que los biofotones podrían desempeñar un papel crucial en la vida a nivel celular, similar al papel de los fotones en los procesos atómicos y solares. Esto establece un paralelismo fascinante con las ideas de Gurdjieff sobre Djiartklom y las acciones de Okidanokh, y refuerza la idea de que las energías fotónicas están profundamente implicadas en los procesos vitales a nivel intra y extracelular.»

La importancia del equilibrio entre los centros

Gurdjieff plantea que nuestro Centro Emocional Superior está realmente en peligro debido a la persecución de metas egoístas por parte de nuestro tercer cerebro (intelectual). Este centro por sí solo no logra comprender la situación y requiere la claridad que ofrece el Centro Intelectual Superior.

Cuando están en  equilibrio, los tres componentes del Okidanokh parecen evocar un sentido de imparcialidad o neutralidad ante estímulos específicos. La función del Centro Emocional es clave, ya que un Okidanokh armonizado desde el Centro Intelectual Superior puede corregir el uso incorrecto de Okidanokh por nuestro tercer cerebro. Esta corrección permite una integración efectiva del Centro Emocional Superior que puede mitigar los impulsos egoístas.

El Rol de la Atención

El Trabajo proporciona las herramientas y el entendimiento necesarios para lograr esta reconciliación y corrección, donde la atención consciente juega un papel fundamental.

En este contexto, es crucial reconocer cómo la desconexión del universo interno, de ese ciclo armónico de leyes, cuando dejamos el control al ciclo automático desarmonizado, tiene repercusiones significativas en nuestra vida. Podemos observar que el perdernos en automatismos y desconexiones no solo afecta nuestras funciones más básicas sino también las más extraordinarias. Esta comprensión destaca la importancia de mantener una conexión consciente con nuestras dinámicas internas para no solo evitar la desarmonía, sino también para fomentar un estado de bienestar que permea todos los aspectos de nuestra existencia.

Esta exploración de Okidanokh y su relación con el electromagnetismo ilumina cómo las leyes físicas y espirituales no son dominios aislados, sino aspectos interconectados de una verdad más grande sobre la naturaleza y la realidad. Al comprender y aplicar estas leyes dentro de nosotros mismos, abrimos la puerta a una libertad y realización más profundas, destacando el potencial humano para evolucionar más allá de las limitaciones ordinarias de la percepción sensorial y material.

Este enfoque no solo ofrece una nueva perspectiva sobre las energías y sus interacciones, sino que al mismo tiempo, propone un camino hacia el desarrollo armónico que es tanto profundamente arraigado en las tradiciónes espirituales como informado por la comprensión científica moderna.

Notas a pié de página

(1)Relatos de Belcebú a su nieto (Capítulo 17)

(2)Relatos de Belcebú a su nieto (Capítulo 17)

(3)Relatos de Belcebú a su nieto (Capítulo 17)

(4)Relatos de Belcebú a su nieto (Capítulo 45)

(5)  The Reflexive Universe – Arthur M. Young