Hacia el despertar

El sueño despierto (el trance ordinario) es un estado ingrato. Una parte demasiado grande de nuestra esencia, de nuestros sentimientos, deseos y talentos profundos han sido invalidados y falseados durante el condicionamiento destinado a amoldarnos al consenso de lo que es normal.

Así, el sueño despierto está lleno de tensiones y presiones. Los mecanismos de defensa son dispositivos de alivios, “topes”, que permiten un funcionamiento adecuado a la cultura en su conjunto.

Sin embargo, el precio que debe pagar el individuo para este fin es elevado. Hay una especie de tensión, de inquietud y de agitación en las actividades de la vida que nos separa de nosotros mismos y de los demás.

Al amplificar considerablemente e interactuar con esta auto alienación, las distorsiones de nuestra percepción de la realidad exterior (especialmente en lo que concierne a los demás) y las distorsiones de nuestros propios sentimientos que aparecen a causa de nuestras automatizaciones y mecanismos de defensa, conducen frecuentemente a acciones inadaptadas.

Si fuéramos capaces de despertar, ¿de que no seríamos capaces?

Charles T. Tart

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies