G.I.Gurdjieff

(1877-1949) Nació en el barrio Griego de Alexandropol, en la Armenia rusa, desde muy joven Gurdjieff se siente atraído por el sentido de la existencia y por los procesos ocultos, es cuando decide emprender su búsqueda, en sus palabras :

“ Por comprender claramente el significado preciso del proceso general de la vida en la tierra de todas las formas exteriores de criaturas vivientes, y en particular, el sentido de la vida humana a la luz de esa interpretación.”

Indaga en culturas de diferentes países, como India, Tíbet, Egipto, Afganistán, Turquía, el desierto del Gobi.
En 1898 es guiado durante doce días con los ojos vendados a caballo hasta el monasterio de Sarmung, supuestamente la fuente de sus más profundas ideas y de las Danzas Sagradas. Descubre que existe un ritmo universal en todas las tradiciones que se transmite a través de la música y la danza, atestiguó y tomó parte en estos rituales y comprendió que la danza y los movimientos podían ser usados como un lenguaje para expresar conocimiento de un nivel superior de ser, un conocimiento cósmico.

En 1912 llega a Moscú, donde comienza a formar su primer grupo de seguidores, siendo desde aquí donde realmente comienza su enseñanza. Las circunstancias sociales y políticas hicieron que tuviera que abandonar Rusia y después de un largo y arduo periplo llega a Francia, donde establece el Instituto Armónico del Hombre en el Chateau du Prieuré en Fontainebleau cerca de París (de 1922 a 1932). En 1924 se embarca a America con 34 alumnos donde realizan demostraciones públicas en Nueva York, Filadelfia, Chicago y Boston. Debido al interés de sus nuevos discípulos abren una vía del instituto en Nueva York a cargo de Alfred Orage, donde regresa en varias ocasiones.

Durante la II Guerra Mundial permanece en Paris durante toda la Guerra, ayuda a una extendida familia de vecinos necesitados debido a la falta de alimentos y la crudeza durante los inviernos.

Crece el grupo Francés de Jeanne de Salzmann. Gurdjieff enseña Movimientos basados en el Eneagrama en la Sala Pleyel de París. Por las noches la gente se reúne a su alrededor en el salón de su apartamento en el nº6 de Rue Colonels Rénard para su ritual “el brindis a los idiotas”, sesiones de lectura y música tocada por él mismo en su viejo armonio, produciendo según aquellos que asistían, un gran impacto en el sentimiento.

En 1948 anuncia la pronta publicación de su libro Relatos de Belcebú del que dejó tres delegados literarios J.G.Bennett, Rene Zurber y Lord Pentlad. Gurdjieff murió cerca de París el 29 de Octubre de 1949.

Gurdjieff aportó una enseñanza que exige el esfuerzo consciente en lugar de la obediencia. Una idea fundamental: todo sucede en el sueño. Uno no puede ver nada en el sueño. No puede tener ninguna dirección voluntaria. Dependemos completamente de las influencias exteriores y estamos sometidos a las reacciones automáticas de nuestro funcionamiento.

Dejó un rico legado, tres libros más de 300 composiciones musicales, movimientos, danzas y sus ideas que han sacudido la razón de muchos.