Gurdjieff; El trabajo y los movimientos

¿Porque un trabajo interno en la vida diaria?

¿Como pueden ayudarnos los movimientos?

Uno de los anhelos más poderosos de Gurdjieff consistía en transmitir a la gente el coraje necesario para una vida creativa. No había que dar nada por supuesto. Todo tenia que ser verificado personalmente. El núcleo de todo está en el hombre y la mujer individuales, que han de “trabajar sobre sí mismos”, y transformar las substancias mismas de las que están hechos.

Mucha gente que ha oído estas ideas se ha formado una imagen errónea de lo que significa “trabajar sobre nosotros mismos”. La imagen que nos hacemos del “trabajo” se deriva de lo que hacemos con las cosas; pero en mundo de cosas nada puede dejar de ser lo que es.

Gurdjieff insistió en que primero debemos estudiar los fenómenos del mundo interno conforme a nuestra propia experiencia. Es sólo entonces, cuando somos capaces de reconocer diferentes tipos de “hacer”, que nuestros esfuerzos pueden resultar útiles. Hacer, esfuerzo o acción, son cosas diferentes en mundos diferentes. Probablemente la vida humana ordinaria contenga, en sus labores y sufrimientos, toda la gama de posibilidades, pero desperdiciamos la gran mayoría de las oportunidades que nos llegan. Gurdjieff estudió las posibilidades de acción, las condiciones en las que surgían, y sus relaciones mutuas, creando un método de vida intencionado.

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies