El movimiento dentro del movimiento

Dentro del legado que Gurdjieff dejó, además de sus escritos, ideas y música creó unos ejercicios que llamó movimientos y que son considerados por muchos el corazón inmaculado del trabajo. Estos movimientos creados por el mismo Gurdjieff se acompañan de la rítmica de la música de piano.

Contienen gestos precisos y asimétricos que se conforman en coreografías detalladas para los grupos que las practican . Estos gestos siempre han sido la fuente del trabajo de los movimientos.

Gurdjieff afirmaba que la danza era utilizada para preservar y transmitir el conocimiento y que estas eran un modo de comunicación o lenguaje.

Durante toda su vida trabajó en el desarrollo de estos movimientos, especialmente en la ultima parte de su vida donde se centró en el desarrollo de una serie especial de estos movimientos.

A pesar de tener tanta importancia, este lenguaje no ha sido muy investigado.

¿ Estos movimientos se refieren solamente a una transmisión de conocimiento proveniente de antiguas tradiciones o tienen como finalidad establecer un lenguaje para el desarrollo de funciones internas en el ser humano?

En cierto momento de su vida Gurdjieff cambia el método de enseñanza y propone un trabajo más enfocado al psiquismo a través del trabajo con los movimientos. Lo que aquí se propone como psiquismo es un compendio entre una serie de funciones orgánicas que incluyen diferentes tipos de inteligencia, motora (instintiva) sensitiva y pensante.

Estas secuencias de gestos asimétricos conllevan un reto en la exactitud del gesto, en su ejecución con la rítmica y la combinación de diferentes partes del cuerpo. Trabajan aspectos motores poco habituales en el repertorio habitual con el que el cuerpo gesticula.

Entonces ¿ que es lo que despiertan en un nivel motor? Además de esta nueva adaptación de la estructura a posiciones no habituales existe un estímulo en una parte que resulta básica dentro de nuestro psiquismo que es el cerebro reptil.

En nuestra sociedad el comportamiento de esta función se ve muchas veces aniquilado por los diferentes comportamientos sociales. Esta función guarda una estrecha relación en diferentes tipos de comportamiento y reacción ante los sucesos que vienen del exterior.

El organismo puede reaccionar en formas dispares ante diferentes sucesos externos que podamos considerar como chocantes. Esta energía que genera puede producir estímulos diferentes en distintos casos de acción. Como en los mamíferos o los reptiles estos son de inmovilización, huida o lucha. La acción en cada caso es diferente en las funciones a realizar, pero esta inteligencia intrínseca instintiva puede dejar una huella en la forma en que se manifiestan los gestos o movimientos del centro motor. De este modo la ejecución de determinados gestos en forma asimétrica y en un orden determinado ayudan al organismo a estimular una energía interna que en algún momento pudo quedar interrumpida y que dejó un eco, una huella que podemos definir como una sensación localizada en una parte del cuerpo.

Esta experiencia trabajando con los movimientos tendrán un efecto que permita salir de una reacción automática de movimientos, actitudes y gestos corporales para poder dejar vía libre al movimiento de la energía en el interior del organismo.

El desarrollo armónico en el interior del ser humano nos puede dar la posibilidad de entrar en contacto con este lenguaje gestual.

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies